¿Y ahora… qué?

La Junta en funciones del COPCyL, cuyos miembros concurrían a las elecciones, alegó que no ejercemos la profesión, por ser docentes, investigadores y psicólogos educativos, formadores y orientadores.

Lo hicieron para anular nuestra candidatura y así evitar las elecciones, como si fuera un problema que los colegiados votemos.

Hoy se han encontrado con un problema de mayor envergadura:

Un juez ratifica su argumentación. Pero su definición de “no-ejercientes” no aparece en nuestros estatutos profesionales, donde solo está referido a la posesión del título de licenciado/a en Psicología.

Han conseguido dividir la profesión.

Al margen de consideraciones particulares, en este país, una profesión es ejercida por aquella persona que está en posesión del título oficial para ejercerla, conforme a las disposiciones legales de estas titulaciones, reflejadas en los Estatutos que regulan nuestra profesión (art.5 del Real Decreto 481/1999, de 18 de marzo).

Ahora, al parecer, esto no va a ser así en nuestra profesión de la Psicología y nos planteamos y referimos algunas preguntas al respecto:

  • ¿Quién establece que los miembros de una Junta de Gobierno son ejercientes? ¿ellos mismos? ¿ad aeternum?
  • ¿Para qué sirve una Comisión Electoral si es la Junta quien decide sobre los candidatos?
  • ¿Cómo sé si soy un/a colegiado/a ejerciente?
  • ¿Van a publicar un listado de colegiados ejercientes y no-ejercientes?
  • Si un/a colegiado/a Licenciado/a, en Psicología no ejerce su profesión ¿qué profesión ejerce?
  • Si se establece el caracter no-ejerciente de algunas especialidades de la Psicología, ¿cómo se va a reflejar ésto en los Estatutos de la Profesión?
  • ¿El COP será un colegio profesional con categorias en el ejercicio profesional y diferentes derechos, según el alta fiscal del profesional colegiado?
  • ¿Sólo serán ejercientes los profesionales de la Psicología que tienen un alta fiscal como autónomo?
  • Si un Psicólogo Docente, o Investigador (PDI) o un Psicólogo Educativo, Formador u Orientador, no tienen reconocido por el colegio su ejercicio profesional:
    ¿Es obligatoria su colegiación en el COP?
    ¿Habrá que crear un nuevo colegio profesional para estos psicólogos, donde se reconozca su ejercicio profesional y donde puedan participar en sus organos colegiales?
  • ¿Cómo van a advertir los colegios del COP a sus nuevos colegiados si se les considera ejercientes o no-ejercientes de su profesión?
    ¿cómo se va a indemnizar a los antiguos colegiados, por la perdida de derechos que conlleva, al no haber reflejado este nuevo ‘estatus colegial’ en su ficha personal?
  •  ¿Qué va a pasar con muchos compañeros y compañeras que forman parte de los organos de gobierno de los COP y que son docentes, investigadores o psicólogos educativos, formadores u orientadores?
  • ¿Tienen que cesar en sus cargos, como en Castilla y León?

Necesitamos respuestas para poder decidir si nos colegiamos, descolegiamos o buscamos alternativas colegiales que respeten nuestra profesión.



 

Deja un comentario o pregunta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.